DESODORANTE O ANTITRANSPIRANTE: EL EFECTO Y LA APLICACIÓN SON MUY DIFERENTES

EN EL LENGUAJE CORRIENTE MUCHAS VECES SE UTILIZAN DESODORANTE Y ANTITRANSPIRANTE COMO SINÓNIMOS. EN REALIDAD HAY DIFERENCIAS MUY EVIDENTES ENTRE ESTOS PRODUCTOS Y TAMBIÉN EN LA APLICACIÓN HAY QUE TENER ALGUNAS COSAS EN CUENTA.

Manchas de sudor, humedad bajo las axilas u olor desagradable: no importa de qué forma se manifieste, el sudor se hace presente y molesta. Los desodorantes y los antitranspirantes ayudan. Pero ¿cuál es en realidad la diferencia y qué producto se adecúa mejor?

La respuesta breve: los desodorantes reducen el olor, los antitranspirantes reducen la producción de sudor. Por eso, ambos productos tienen una función y un efecto muy diferentes.

ASÍ FUNCIONAN LOS DESODORANTES

Los desodorantes ayudan a luchar contra el olor a transpiración, no sólo por el perfume que a veces se le pone sino, sobre todo, por las sustancias antimicrobianas que impiden el crecimiento de bacterias. El sudor fresco no huele, sino que es su descomposición mediante bacterias lo que provoca el olor desagradable. Sin embargo, un desodorante no ayuda contra la humedad bajo las axilas.

ASÍ FUNCIONAN LOS ANTITRANSPIRANTES

En caso de humedad bajo las axilas y manchas de sudor ayuda un antitranspirante, dado que el efecto de éste empieza antes y reduce de forma eficiente la producción de sudor. La razón de esto son las sales de aluminio que contiene. Éstas estrechan las glándulas sudoríparas por un determinado tiempo. Por eso accede menos sudor a la superficie, reduciendo la desagradable humedad bajo las axilas y también el olor. El práctico efecto colateral de las sales de aluminio: adicionalmente tienen un efecto antimicrobiano.

 

EL BUEN EFECTO DE LOS ANTITRANSPIRANTES

Las sales de aluminio tienen gran potencia. Allí donde se las aplica pueden reducir hasta un 90 por ciento la cantidad de sudor. Si se aplica exclusivamente en la zona axilar y, dado el caso, en los pies, esto tampoco será ninguna desventaja para la regulación natural de la temperatura del resto de la superficie corporal. Por eso, es que son el acompañante perfecto para las personas que transpiran fuertemente.

ASÍ SE UTILIZAN CORRECTAMENTE LOS ANTITRANSPIRANTES

Para que los antitranspirantes puedan desarrollar su efecto completo se deben aplicar sobre la piel limpia y secar y dejar que penetre bien antes de vestirse. Así también se evitan las manchas en la ropa. Aún más efectivo es aplicar el antitranspirante antes de ir a dormir. Las sustancias antimicrobianas pueden penetrar por la noche y protegen ya al levantarse contra la producción de sudor. Pero atención: no se debe utilizar ningún antitranspirante después de afeitarse.

Si la piel está muy irritada y es especialmente sensible, se recomienda utilizar Hidrofugal Sensitiv. La suave fórmula de protección con pantenol y un discreto aroma es especialmente suave para la piel, pero fuerte contra el sudor.