SEIS RAZONES POR LAS QUE EMPIEZAS A TRANSPIRAR

¿QUÉ CONDUCE EN REALIDAD A LOS ATAQUES DE SUDOR? ¿Y QUÉ SE PUEDE HACER CONTRA EL SUDOR FUERTE?

Cuando el termómetro supera los 30 grados, no sorprende a nadie sudar mucho. Lo mismo ocurre después de dos horas de deporte, la camiseta está húmeda y la botella de agua vacía. A veces, sin embargo, también sin esfuerzo físico y con temperaturas exteriores normales, se produce una fuerte sudoración. Hemos resumido seis razones que pueden ser los desencadenantes.

1. EL CALOR HACE QUE EL CUERPO TRANSPIRE

El sudor se ocupa de que también en situaciones de calor permanezcamos tranquilos o, por lo menos, nuestro cuerpo. La consecuencia lógica: cuanto más calor haga, más fuerte es el sudor. Con altas temperaturas exteriores, esto también ya ocurre con poco movimiento, incluso si solamente se lleva poca la ropa. Todo el mundo que haya estado en la sauna lo sabe.

Consejo: si se siente calor, hay que tomar suficiente agua para compensar la falta de líquido en el cuerpo. Pero mejor es renunciar al agua fría, porque de lo contrario el cuerpo tiene que generar todavía más energía para subir la temperatura del agua. La consecuencia: transpirar más todavía.

 

2. TRANSPIRACIÓN NERVIOSA CON ESTRÉS

Pero no sólo existe el calor de afuera. También el estrés puede proveernos de gotas de sudor en la frente. La transpiración nerviosa aparece rápidamente si, por ejemplo, no podemos dar una respuesta a una pregunta en una presentación de trabajo, si en la primera cita se produce un desagradable silencio, etc. Frecuentemente, basta solo con el miedo a la nerviosidad para aumentar nuestro pulso y, de esa manera, hacer que suba la temperatura corporal, que es el desencadenante de la sudoración por excelencia.

Consejo: quedarse tranquilo, en realidad, se puede entrenar. Para tranquilizar el cuerpo y la mente ante citas importantes, las técnicas de relajación como entrenamiento autógeno o meditación pueden ser una buena idea. A quien se le pongan rápidamente las manos húmedas puede llevar su documentación sencillamente en la mano izquierda. Así, la mano derecha estará seca para el saludo.

 

3. LA ROPA EQUIVOCADA PROVOCA LAS MANCHAS DE SUDOR

La ropa de materiales sintéticos, por ejemplo, poliéster o acrílico, favorece la producción de sudor y es un caldo de cultivo adicional para las bacterias, que son las que provocan que el sudor huela de forma desagradable. Más apropiada es la ropa que deja pasar el aire con materiales naturales como algodón y lino. Estos refrigeran y, sobre todo, no huelen mal tan rápidamente si se transpira más. Los deportistas, por el contrario, utilizan de todas formas ropa de materiales sintéticos porque ésta es muy liviana y se seca rápidamente.

Consejo: justamente en los días calurosos ayuda la ropa liviana y también amplia. Así puede evaporarse mejor el sudor generado. Además, la tela no se pega a la piel y no deja manchas de sudor. Si la tela no sólo es de color claro sino también transpirable, el sudor casi no tiene posibilidades.

4. TRANSPIRAR AL HACER DEPORTE ES VITAL

Transpirar al hacer deporte no sorprende a nadie ni molesta a casi nadie. Si los músculos se mueven generan calor (cuanta más tensión muscular, más calor). Y ese calor tiene que ir a alguna parte porque, de lo contrario, tenemos una insolación. Por eso, las glándulas sudoríparas se vuelven activas y utilizan el sudor para lograr el enfriamiento necesario. Para que esto funcione sin problemas es muy importante darle al cuerpo siempre suficiente líquido.

5. LA COMIDA PICANTE FAVORECE LA TRANSPIRACIÓN

Los alimentos tienen influencia sobre la producción de sudor. Especialmente la comida picante puede ocasionar sudoración. En las comidas con chili, pimienta, etc. se encuentra con frecuencia el alcaloide capsaicina, que provoca una reacción al calor en las mucosas. Esto ocasiona, a su vez, sudoración.

También fast food, chocolate y comida precocinada malsana pueden tener como consecuencia un sudor fuerte. Disponen solamente de muy pocas fibras alimenticias, de forma tal que digerirla es muy agotador y, por lo tanto, provocan sudor. Aquí encontrará más informaciones de cómo la alimentación hace efecto sobre la producción de sudor en el cuerpo.

6. ENFERMEDADES COMO ORIGEN DEL SUDOR FUERTE

Una transpiración exagerada es a veces también el indicador de determinadas enfermedades que pueden ser más o menos inofensivas. Contra una ligera gripe el cuerpo se revela, por ejemplo, con fiebre, y se protege contra el sobrecalentamiento con fuerte sudor. Una transpiración exagerada puede, sin embargo, también ser un indicio de hipertiroidismo u otras enfermedades graves. Por suerte, los casos raros son un tumor no descubierto que puede desencadenar la sudoración o un infarto cardíaco que se anuncia de esa forma.